Máximo Pacheco: “Codelco no puede sobrevivir si no hacemos otro tipo de minería”

Máximo Pacheco: “Codelco no puede sobrevivir si no hacemos otro tipo de minería”

Por: Canal Cero | 02.09.2022
El presidente del directorio de Codelco, Máximo Pacheco, busca “sincerar la situación” de la estatal, que incluye una baja en la producción que se mantendrá hasta 2027. Pero también adelanta los nuevos proyectos de la cuprífera y la transformación que busca en materia medioambiental. “La minería tradicional se agotó”, sentencia.

Son tiempos difíciles en Codelco. “Un momento de grandes desafíos”, dice Máximo Pacheco, presidente del directorio de la cuprífera estatal. La semana pasada, la principal empresa pública del país informó de una baja en las proyecciones de producción, con alrededor de 100 mil toneladas menos de cobre fino para este año. Una noticia que toma por sorpresa al gobierno.

En paralelo, para el sector privado el mensaje del gobierno fue claro: llegó el momento de repartir. El pasado miércoles, en la cena anual de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), el ambiente estuvo tenso. “Yo les pregunto, ¿cuándo han sido partidarios de entregar parte de las utilidades? ¿Cuándo ha hecho la Sonami una declaración de ‘sí, este es el momento de avanzar en un royalty y una mejor distribución de la riqueza’?”, cuestionó el Presidente Gabriel Boric ante las pifias de los empresarios.

En este escenario, Pacheco conversa con El Desconcierto para “sincerar la situación” sobre lo que está pasando en Codelco y dar cuenta de las razones que están detrás de la reducción de recursos en la billetera fiscal. Pero, para el también exministro, Codelco no es “solo un cheque”, la empresa tiene una serie de proyectos con los que busca no solo sanear sus problemas financieros, sino que impulsar el desarrollo.

[Te puede interesar] Boric golpea la mesa ante la Sonami en tensa Cena Anual de la Minería

[Te puede interesar] Codelco rebaja estimación de producción de cobre 2022 tras rediseño minero

La baja en la proyección de producción, ¿se trata de un problema técnico, dificultades de operaciones o es una merma natural de los yacimientos?

Estamos en una actividad que está basada en recursos naturales no renovables. Para que Codelco pueda sostener su producción tiene que desarrollar nuevos proyectos y esto lo sabemos desde el origen de Codelco, hace más de 50 años. Tenemos en desarrollo proyectos estructurales, que son los que nos permiten sostener la producción en el mediano y largo plazo. En el caso de El Teniente, por ejemplo, buscamos desarrollar nuevos niveles de la mina, porque hoy día es un cerro que parece un queso suizo, lleno de túneles. En Chuquicamata, todo el mundo la asocia a un rajo abierto, pero “Chuqui” hoy día es principalmente una mina subterránea. En el caso de Salvador tenemos una mina que era subterránea y que hoy día se está moviendo hacia una mina de rajo abierto. En Andina también hay nuevas inversiones para generar nuevos recursos. Estos son los proyectos estructurales.

Entonces, ¿estamos hablando más bien del ocaso de estos recursos, más que dificultades de operaciones?

No, estamos hablando de dos cosas simultáneas. Hay problemas operacionales que en alguna medida explican la caída en la producción en relación al presupuesto del año del 2022 -que son las 100 mil toneladas-, pero también está el retraso de la entrada de proyectos estructurales.

¿Cuáles son estas dificultades de operación?

Son de diverso tipo. Hubo un deslizamiento de una pared del rajo de Ministro Hales, eso genera que no se pueda acceder con los camiones hacia las zonas del yacimiento que tienen mejor ley, entonces se tiene que trabajar en otro sector. Hemos tenido problemas en Andina con algunos motores. Hubo problemas en Chuquicamata con una correa que cayó y generó daños de infraestructura. Pero también una parte de la caída de producción se debe a que los proyectos estructurales que se vienen desarrollando hace muchos años están atrasados. No solo en calendario, sino que además ha costado más dinero desarrollarlos. Lo importante es que somos la mayor empresa de Chile, la reserva más importante del país y el productor de cobre número uno del mundo, entonces debemos tener la capacidad y el compromiso de transparentar esta situación, sincerar los problemas. Estas dificultades no las va a resolver el equipo directivo, los ejecutivos o supervisores, va a ser un esfuerzo colectivo de toda la organización.

A propósito de sincerar las posturas, ¿esta baja en la producción va a ser algo sostenido durante un tiempo? ¿Habrá una recuperación posterior?

Lo más probable es que en el período de aquí hasta el 2027 vamos a ser una empresa de una producción de alrededor de 1.500.000 toneladas. A eso se agregan 100 mil toneladas que salen de empresas donde somos socios. Por ejemplo, en El Abra, donde tenemos un 49%, parte de esa producción también es nuestra; o en Los Bronces donde tenemos un 20%; pero la producción propia se estabiliza en 1.500.000. El año pasado la producción fue 1.700.000, o sea, estamos hablando de 170.000 toneladas menos de lo que era el presupuesto para este año.

¿Qué consecuencias va a tener para el plan del gobierno? 

Con el gobierno hemos mantenido una relación transparente. El gobierno efectivamente se encuentra con esta situación. Lo primero que hacemos es discutir internamente, sincerar la situación dentro del directorio, con la administración, los equipos operacionales y de proyectos, y con los trabajadores y trabajadoras. Pero simultáneamente lo tratamos con el gobierno. Todos sabemos la importancia que tiene Codelco para el Tesoro Público. La empresa ha enfrentado a lo largo de su vida muchos desafíos y este es un momento de grandes desafíos. Sigo creyendo que tenemos la oportunidad de enfrentar esto y si el conjunto de la organización se involucra vamos a tener un Codelco más fuerte y robusto.

¿Esto afectará el acuerdo de reinversión del 30% de las utilidades de Codelco?

El gobierno de Boric ha sido visionario, porque Codelco es sin duda el mejor negocio que tiene Chile, y lo dijo el Presidente en su discurso en Sonami: “no podemos estrujar a Codelco, tenemos que cuidarlo”. Vamos a reinvertir para hacer sostenible a la empresa. Ese es el motivo por el cual tenemos proyectos estructurales, además de enormes desafíos en el campo de la sustentabilidad y el medio ambiente. Estamos construyendo una nueva desaladora y vamos a tener más de 300 buses eléctricos de aquí a fin de año para transportar a nuestros trabajadores a su faena. Estamos mejorando los temas de relaves, el manejo de agua y los compromisos que tenemos con la descarbonización. Todos son proyectos que requieren inversiones y junto con ellos mejorar las relaciones con las comunidades. Eso también cuesta plata.

¿Entonces en este escenario el acuerdo no está en discusión?

No, ese es un acuerdo que ya el Presidente de la República lo anunció en la Cuenta Pública, lo reiteró ante la Sonami, está en un decreto firmado por la ministra de Minería y el ministro de Hacienda. Forma parte de una política de Estado que el gobierno de Boric ha definido justamente para defender a esta empresa.

Se estima que en 2030 el 75% de la producción de Codelco dependerá de proyectos en estudio y desarrollo, o sea, de las nuevas prospecciones. ¿Qué expectativa tiene de eso? ¿Hay alguna esperanza depositada en un yacimiento, prospección o estudio de algún territorio en particular?

Algunos ejemplos. Tenemos en El Teniente el túnel correa, de más de 9 km, que transporta todo el mineral a través de una correa hasta la concentradora y va a reemplazar a todos los trenes. Necesitamos que ese proyecto y el desarrollo de los nuevos niveles sean exitosos. Desde el punto de vista geomecánico, estamos en la frontera del conocimiento de la minería subterránea, no hay ninguna otra mina en el mundo de la escala que tiene El Teniente y eso genera enormes desafíos técnicos sobre cómo modelar la producción para enfrentar la tensión que esto le crea al cerro y que al final se expresa en los estallidos de roca. Codelco va a ser cada día más una empresa de minería subterránea, El Teniente y “Chuqui” así lo indican. Necesitamos mucha inteligencia y experiencia de los trabajadores y trabajadoras que están en la mina.

La empresa tiene una deuda de US $18 mil millones, ¿cómo se equilibran esas deudas con la salud financiera de Codelco?

La parte principal de la deuda se explica porque los proyectos estructurales que sostuvieron la producción en el pasado, especialmente los últimos 10 años, se financiaron con deuda. Si miras el número de la deuda bruta de la empresa, el año 2012 teníamos US $9.900 millones, pasamos al año 2022 a US $18.000 millones. O sea, duplicamos la deuda en 10 años. Eso no es sostenible. Por lo tanto, cuando el gobierno anuncia que lo que va a hacer es reinvertir un 30% de las utilidades en la empresa es justamente para que los proyectos estructurales se puedan financiar. Espero que seamos capaces de mantener la deuda en los niveles que está actualmente y no seguir aumentándola.

[Te puede interesar] Ministro Marcel por programa de gobierno post Plebiscito: “Es aplicable en todo contexto”

[Te puede interesar] Clave en rescate de "Los 33": André Sougarret asume como presidente ejecutivo de Codelco

“La minería tradicional se agotó”

Respecto a estos nuevos proyectos, ¿cómo ven el aterrizaje de la empresa en las comunidades locales y los desafíos que plantea la Nueva Constitución respecto a este vínculo?

Creo que no existe ninguna duda que la forma de hacer minería tradicional se agotó y que necesitamos entender que la forma hoy día es otra. Una forma que busca cuidar los recursos, respetar la naturaleza y establecer una relación de buena vecindad con las comunidades, porque somos parte de esas comunidades. Sabemos que somos una empresa muy querida y admirada para el conjunto del país, pero también esperamos serlo para las comunidades donde estamos localizados. No sacamos nada con reconocernos como una empresa muy importante para el desarrollo nacional, si no somos capaces también de ser muy importante para el desarrollo local y regional. Es un tremendo desafío ir de la mano con el desarrollo de las comunidades donde estamos insertos, porque la minería genera enormes impactos en el territorio y muchas veces se desentiende de él.

¿Hay suficiente dinero comprometido como para avanzar en los objetivos planteados en materia medioambiental como la energía verde, la electromovilidad o el desarrollo tecnológico?

Nosotros no somos capaces de sobrevivir como empresa si no hacemos otro tipo de minería, para nosotros el modelo de minería que hemos tenido en el pasado es un modelo que está agotado. El modelo que viene es un modelo de minería verde, con protección ambiental, un modelo que verdaderamente asegura que somos capaces de desarrollar nuestra actividad con protección medioambiental y en una relación de buena vecindad con nuestras comunidades.

También hay una mandato del Presidente Boric sobre Codelco respecto al uso de agua, entendiendo que la estatal consume 5.500 litros por segundo y que el 65% por ciento del agua usada para producir cobre se extrae en la zona norte, la más árida del país. ¿Cómo se pretende avanzar en ese sentido?

Efectivamente nosotros sabemos que la minería es muy intensiva en el uso de agua y también en el de electricidad. No cabe ninguna duda que estamos atrasados en esto, hemos discutido por muchos años cómo desarrollar capacidad de desalación, pero hace dos meses atrás el directorio lo resolvió. Estamos comenzando la construcción de nuestra primera desaladora en el norte de Chile. Tenemos una responsabilidad en el campo de la crisis hídrica, porque estamos en un mundo de cambio climático y calentamiento global con una actividad muy intensiva en el uso del agua. ¿Qué tenemos que hacer, entonces?, evidentemente no es sólo desarrollar una desaladora. Necesitamos pensar en procesos productivos que usen agua directamente del mar, para que no tengamos que usar energía eléctrica para desalarla. Si nosotros logramos avanzar en eso, estaríamos dando un paso muy significativo en favor de una política para enfrentar el cambio climático y la crisis hídrica.

Una de las cosas que han sonado en la prensa en el último tiempo son los temas de seguridad. Hace poco murieron dos trabajadores y se han reiterado una serie de accidentes en faenas. ¿Este es un año excepcional o es necesario volver a revisar los protocolos?

A ver, la prioridad número uno de Codelco es ser una empresa con cero fatalidad. Nosotros no podemos invitar a nadie a trabajar si no aseguramos que pueda volver a su casa sano y salvo. La prioridad es que nuestro trabajo se desarrolle sin arriesgar la vida. Este año ha sido muy doloroso porque en un periodo de 10 días tuvimos dos accidentes fatales. Nosotros tenemos que apuntar a ser una empresa de cero fatalidad, de hecho tenemos varias divisiones de Codelco donde no ha habido ningún accidente fatal. Por eso Codelco paralizó, para tener una reflexión con todos los equipos de trabajo. La vicepresidencia de proyectos ha estado detenida porque nos propusimos revisar todos los protocolos, sistemas, niveles de capacitación y entrenamiento para asegurarnos que esto no vuelva a pasar. Creo que esa campanada que dimos en la interna y que obviamente se escuchó muy fuerte afuera, es porque tenemos un compromiso con ser una empresa de cero fatalidad.

André Sougarret es un hombre acostumbrado a los rescates, ¿cómo ve su llegada en un momento bastante complejo para la empresa?

André Sougarret es un hombre que efectivamente está asumiendo la presidencia ejecutiva en un momento de enormes desafíos, con una compleja situación de producción y desarrollo de los proyectos estructurales. Yo diría que tiene un liderazgo muy sereno, claro y comprometido con Codelco. Conoce muy bien a la empresa y tengo mucha confianza que esta decisión que tomó el directorio va a permitir que él nos haga una propuesta de cuáles son nuestras prioridades estratégicas (…). Esta es una actividad que tiene muchos riesgos, porque a veces el modelo puede coincidir con la realidad y otras veces no. Y cuando nosotros hacemos planificación minera, necesitamos incorporar de otra manera el riesgo involucrado. Necesitamos ser menos voluntaristas. No me cabe ninguna duda de que André está muy consciente de que tenemos que hacer algunos giros estratégicos que nos obliguen a precisar cómo vamos a enfrentar estas dificultades y, sobre todo, sacar lecciones y aprendizajes de lo que ha ocurrido.

A propósito de elecciones y aprendizajes, ¿cómo evalúa las acusaciones en contra de Nelson Pizarro, ex presidente ejecutivo, sobre un eventual conflicto de interés, luego de revelarse la compra de un inmueble de su hijo a un proveedor de la división Salvador?

No tengo muchos antecedentes de esto, no estaba acá cuando eso sucedió. El tema está en manos del Consejo de Defensa del Estado, desde donde están llevando la causa. No me he involucrado en ello.

Pero, imagino que Codelco también ha avanzado en temas de probidad.

Definitivamente, no nos puede pasar en Codelco que surja una desconfianza respecto de cómo administramos nuestra empresa. Nuestro compromiso con la probidad nos obliga a posicionarnos como una empresa reconocida por sus prácticas éticas. Todos los chilenos y chilenas aspiran a que Codelco sea bien administrada y que no haya ninguna irregularidad en materia de propiedad. Podemos hacer las cosas muy bien desde el punto de vista operacional y estratégico, pero si aparecemos involucrados en escándalos, puede ser letal para Codelco. El directorio tiene un trabajo muy severo que hacer a través de su Comité y sus orientaciones.

[caption id="attachment_770877" align="alignnone" width="900"] FOTO: André Sougarret/Agencia Uno[/caption]

[Te puede interesar] SQM reporta ganacias históricas tras crecimiento de 1.170% en el primer trimestre de 2022

[Te puede interesar] La última carta judicial de Contesse: La estrategia del exgerente de SQM para evitar juicio oral 

Codelco y el litio: “Las reservas que tenemos son inciertas”

El primer semestre SQM aportó más dinero al Fisco que Codelco, sobre US $2.000 millones contra más de US $1.600 millones. ¿Existe un interés de Codelco de explotar el litio?

Son dos preguntas distintas. Llevamos 50 años donde el 9% de todos los ingresos fiscales del país vienen de Codelco, ese récord está muy lejos de que alguien lo pueda disputar, por lo tanto, es una información parcial. Pero me alegro por el Fisco. En el caso del litio, somos una empresa que tiene pertenencias mineras en el Salar de Maricunga, todo el mundo sabe que las mejores reservas de litio del país están en el Salar de Atacama. Las reservas que tenemos son todavía inciertas, las estamos cuantificando a través de un programa de exploraciones de US $20 millones que ya está en ejecución. Un invierno rudo nos hizo avanzar más lento, pero vamos a tener resultados en el primer trimestre del próximo año. Hay que considerar definiciones que están en desarrollo: ¿qué va a hacer el Estado en relación a la Empresa Nacional o cómo nos vamos a asociar o conseguir la tecnología? Algo muy importante es que el entorno del Salar de Maricunga nos obliga a ser especialmente cuidadosos y responsables con el medio ambiente y con las comunidades. Todas estas cuestiones van a estar definidas próximamente. Ya veremos cómo abordamos el tema de nuestras propiedades en el Salar de Maricunga.

Pero hay otros interesados en explotar el Salar de Maricunga, como la empresa Simbalik, de capitales taiwaneses y también chilenos a través del Grupo Errázuriz. Actualmente mantienen un litigio con el Estado en la Corte Suprema para explotar reservas que se superponen con las de Codelco. ¿Cómo evalúa esta disputa judicial?

Cuando los temas están en una discusión judicial, uno lo que hace justamente es defender su posición y planteamiento.

¿Cuál es la posición de Codelco?

En esto la opinión principal es del Ministerio de Minería, ellos están en esta discusión y soy consciente de que hay mucha gente interesada. Vienen a vernos regularmente, a plantearnos qué vamos a hacer, qué queremos o qué podemos hacer. No cabe ninguna duda que en un mundo cada día más eléctrico el rol del litio es gravitante, por lo tanto vemos con interés lo que está pasando.

Pero, en caso de que haya un fallo desfavorable de la Corte Suprema, se está explorando un lugar que finalmente lo va a explotar Simbalik, no Codelco.

Dejemos que la justicia avance y funcione. Ya veremos cómo nos apeamos.

[Te puede interesar] Mauricio Redolés, poeta y músico: “El 5 de septiembre va a ser antipoético”

[Te puede interesar] Mayores financistas del Rechazo: Las redes y empresas que los conectan